top of page

Aplicación de toxina botulínica en distintas zonas del rostro para prevenir la aparición de arrugas y suavizar la contracción muscular.

zonas a tratar:

  • Entrecejo
  • Patas de Gallo
  • Frente
  • Depresor de la punta nasal
  • Borde mandibular
  • Mentón

BOTOX FULL FACE

$310.000Precio
  • El cuidado post-tratamiento es especialmente importante durante las primeras 24 horas

    No masajear la zona. Esto no quiere decir que no podamos aplicarnos nuestros cosméticos, por ejemplo. Podemos realizar nuestra rutina habitual de higiene, aplicación de sérum, cremas, pero siempre evitando presionar o masajear la zona con intensidad. Debemos realizar una aplicación de producto con especial sutileza.

    No presionar la zona. Debemos evitar utilizar cascos de moto, cascos de bici, gafas de presión como las que se utilizan para esquiar.Hay que dejar que la toxina botulínica se distribuya de forma natural. Si presionamos con intensidad la zona del tratamiento, corremos el riesgo de que el botox no se disperse por donde queremos, y entonces el efecto sea menor.

    No realizar ejercicio físico intenso. Durante las primeras 4 horas es mejor no realizar ningún tipo de actividad física. Pasado este tiempo, se puede realizar algún ejercicio leve, como estiramientos por ejemplo, aunque si se puede evitar durante las primeras 24 horas, será mucho mejor.

    No exponerse al sol. Tampoco debemos exponernos al sol en esas primeras 24 horas. Si aparece algún hematoma en la zona, la exposición al sol debe ser igualmente controlada en los días posteriores al tratamiento, ya que existe riesgo de que éste derive en una mancha permanente en la piel. 

    No tumbarse completamente. Se recomienda no tumbarse completamente en las primeras 6 horas después de la infiltración. Si vamos a dormir, conviene utilizar almohadas o cojines para mantener una postura de semi-incorporada. 

    No inclinar la cabeza de forma mantenida hacia el suelo durante las primeras 4 horas, como por ejemplo secarse el pelo con la cabeza orientada hacia el suelo. 

    No tomar alcohol ni en las horas inmediatamente anteriores ni posteriores al tratamiento.

    Acudir a revisión a los 15 días para asegurarnos de que la instauración del botox ha sido correcta y para que, en caso de que haya quedado alguna asimetría, se pueda corregir en el mismo acto.

    Evitar saunas, piscinas, higienes con manípulos o sistemas de limpieza masajeadores… durante las primeras 24 horas, ya que ejercen presión en la zona, que pueden dificultar la distribución natural adecuada de la toxina.

    Se recomienda evitar el maquillaje durante las 24 horas posteriores al tratamiento. No obstante, si no tenemos más remedio que aplicarlo, debe hacerse con máxima higiene e idealmente pasadas 24 horas tras la infiltración.

    Se debe evitar la gestilación brusca, sobre todo en aquellas personas que son capaces de realizar movimientos y gesticulaciones faciales muy notorias, ya que pueden llegar a influir en la correcta distribución de la toxina botulínica.

    Evitar otros tratamientos invasivos antes y después del tratamiento, siguiendo siempre la recomendación médica para su correcta planificación.

bottom of page